viernes, 27 de junio de 2008

Agua

Éramos pequeños. Alrededor de la infancia siempre monstruosidades. Las que inventamos. Otras que llegan por el aire. Se sabe de la maldad pero se juega a no saberlo. Ya dirán otros qué es correcto. Lo bueno y lo malo son conceptos indivisibles. Se es niño como se es insecto. Transitoriamente.

Se juega. Y en el juego hay pozos utilizados como fuentes. Pozos con grifos que ayudan a los campesinos en su trayecto hacía las “viñas” o los huertos de sabores. Mulos cargados y siempre tristes y huraños. Hombres muy tapados con ropas que parecen sacadas de los cuadros que veíamos en los libros del colegio. Sorprende que los colores se vayan igualando a sus uñas. Esas manos mojadas mientras se llenan los cántaros y el sudor que ya les persigue por la frente. Muchos caminos en su cara. Y los niños imprecisos revoloteando. Como los insectos. Puro desdoble de naturaleza.

Hay horas donde nadie pasea por el pozo. La fuente gotea de tristeza. Algún alma inocente propone sacar los botes. Hacerles agujeros. Coger el cazamoscas o alguna red. Irnos a por los “aguaores” (libélulas) y llevar encima siempre muchas hojas de libreta.

El pozo entonces se transforma. La lucha de las especies. Insectos y niños se separan. Dos bandos. Todos los artilugios a la sombra. Todos menos uno: el arma de cazar. Las libélulas brillantes necesitan el agua. Los perseguidores lo saben. Por eso le llaman “aguaores”. Ataque masivo. Muchas huyen. Otras acaban en la red. Luego en los botes.

El líder del grupo dice: “Ya tenemos muchos… vamos a dibujar los cuadros…”
La magia de la palabra a tiempo. El silencio de los pueblos cuando el poder se levanta. Los insectos consiguen la tregua. Beben desesperados hasta el próximo asalto. En la sombra, hay botes de cristal que vibran y uno sueña que pueden volar. Los aguaores emiten un sonido de llanto de insecto. Sueñan con el agua mientras sus alas chocan una y otra vez con el aire duro de su cárcel.

Una niña, sensible y tímida, saca su hoja de libreta. Coge entre sus manos una libélula. Arranca su cabeza reluciente, la introduce justo en la mitad de la hoja. Aprieta con sus deditos. Abre su mágico papel y voilà…, allí aparece su dibujo único y exclusivo que comparte con todos como una guerrera. La gloria está servida. Ninguna cabeza de libélula ofrece el mismo paisaje. Por eso los niños compiten en formas, tamaños e impresiones de colores. Los hay más atrevidos y en los alrededores de la barbarie, pintan con rotuladores de colores su nombre, algún adorno añadido y la fecha.

La historia se nutre de victorias y derrotas. La fecha, ellos lo saben, es imprescindible.

martes, 24 de junio de 2008

Dualidad

Ricardo Clement Alecus
Eclipse
Hay dentro de mí como dos mundos. Mitades que desconozco. Zonas abismales de tanta luz como la sombra. Línea que en sí contiene toda mi profundidad de ser. Existo en la diferencia. Soy o no, en función del momento. Y en los días en los que soy, me pierdo divagando en sí no será que no soy, que sólo soy cuando no soy. O si soy siendo. Incluso si no siendo seré.
En los días que no, el verbo pierde su fuerza. Se difumina creando atmósfera. Se nutre de otros oxígenos que mantengan a flote globos de colores. Y en ese instante sé que siendo protejo la inocencia de algún niño. Me miran desde, rezando para que lo huido no desaparezca del todo. Nada importa si sabemos que en algún lugar está guardado aquello que perdimos.
Siendo de nuevo descubro que los círculos sólo pueden partirse con líneas rectas. Dos dicotomías. De hacerlo curvando las formas seríamos puzzles. Demasiadas grafías para ser. El reencuentro del ser sería dificultoso. Necesitamos para sabernos, multitud de líneas rectas que nos salven.

Se eclipsa mi contendedor. Aparecen los nimbos que no son más que mi forma de estar gaseosa. Porque aunque no lo dije antes, a veces quiero ser, otras nada y en las últimas instancias de los huesos me transformo en gas buscando la unión universal.
La sombra gana terreno. La luz se deja amar y sabe que igual que llega, pasa. La tarde se deja sentir noche y el cuerpo sobrecogido de belleza sabe que fue, siendo.
Avanza la marea. Las caracolas se saben dispuestas al juego. Una vez pasada la sombra, serán de nuevo collares. Ahora sólo han dejado de ser mientras.

viernes, 20 de junio de 2008

Invierno en la lengua

Waterhouse
Mariana in the south

Hoy no es día. Mas bien parece eclipse a causa del calor que flota. Y casi no se puede pensar si no es en paraísos nevados. Algunos nos conformamos con el frío de las palabras que otros lanzan. Pero frío al fin. De alguna manera nos quita el calor. Hay alientos helados. Alientos que incluso en la distancia parecen espejos picados por el tiempo. Fríos y con reflejos deformes de la idea, de la imagen.

La belleza para otro día. O noches de palabras mentoladas que peinen el pensamiento mientras lo aromatiza. Noche oscura que de repente se hace día al contemplarla. Noche en el espejo hasta que te miras y tu vestido se hace árbol sauce.

Quizás sí sea día. Día de tarde bochornosa. De mofletes colorados por la verguenza de las palabras frías que aún flotan en el aire. ¿Será la desventura, tener escalofríos en pleno verano del sur?
Y creo, que todas las palabras mal dichas, están refrescándose en el suelo, mientras juegan al ajedrez.
Es día de tardenoche que parece colarse por el resquicio de la puerta.
En este espejo bastidor se bordan los destinos.
¿Entra o sale la luz?

jueves, 19 de junio de 2008

Las Noticias

Me ha entrado un “no sé qué”, que aún me tiene sobrecogida, al leer que una sonda espacial después de profundizar siete centímetros en la dura tierra de Marte no ha encontrado agua. Y ese “no sé qué” va más allá de la pena por no haberla encontrado. Es justo lo contrario. Si hubiera agua a sólo 7 centímetros seríamos capaces de crear playas en Marte y vender apartamentos antes de construirlos. Que en eso somos expertos los terrícolas.

Y sigo leyendo. Dicen que no pierden la esperanza. Claro es la NASA. Ellos nunca pierden la esperanza. Imagino que ya tienen dentro de sus cabecitas pensantes el cuento de la lechera. Resulta que pueden llegar buscando agua hasta 20 centímetros. Y en ello están. Esperemos noticias en breve. Que si hay agua a 20 centímetros, esa será la publicidad: “Compren su parcela en Marte con la mejor agua a sólo 20 centímetros…”
¿Y el precio…? Uffffff… Tal y como está la crisis lo mismo regalan las primeras para que vayamos colonizando. Aunque no sé si me querrán que ya casi estoy en los 39 y no me da tiempo a repoblar mucho. En esto los imperios suelen ser muy estrictos. Pero bueno, nada que no arregle una buena cirugía y a la nave. Aparentando 10 años menos, todo listo. Y con un agua tan buena a sólo unos centímetros mis tomates crecerán preciosos. Por cierto, ¿de qué color saldrán en Marte los tomates…? Allí todo parece rojo. Quizás mis pobres tomates no destaquen y terminen deprimidos.

Ahhhhhh… pero nada como seguir leyendo y ver que hay unas vacas que se llaman “wagyu” o algo así y que con su carne se fabrican hamburguesas de 120 euros. A una le entran ganas de que le gusten las hamburguesas y por otro lado se alegra de que le den un poquito de fatiga. Me pregunto cómo debe sentirse el estómago sabiendo que está digiriendo con el mismo ácido nauseabundo y verde-amarillo que digiere un Donut ciento veinte euros de carne machacada de la mejor calidad, eso sí, aliñada con millones de cosas caras… y caras. Seguro que se siente ingrato. Y yo cogería una depresión. A la pobre vaca seguro que nunca le echaron un pienso tan exquisito. Que de natural su carne es buena y nosotros la picamos sintiendo que es arte y creación. No sé si la NASA andará también detrás de esto. Pero no me extrañaría en absoluto. Cosas peores se han visto.

Y como colofón resulta que nuestros abuelos se mueren porque sí. De puro aburrimiento. De no querer vivir. Que me parece en parte la mejor muerte si no fuera por el estado de abandono que los lleva a esa decisión casi inconsciente. Ellos deciden que si no comen ni hablan, su vida acaba. Y lo mágico en este caso, es que así es. Se apagan como viejos relojes gastados que nadie troquela. Nadie les abre las tapas y limpian sus engranajes. Ni una sólo persona da cuerda a la manecilla. Y ellos no llegan solos porque la artrosis y la edad han acortado todos sus alcances. Los físicos y los mentales. Pero les quedan dos: el de la supervivencia que es del cuerpo. Y el alcance del adiós que es del espíritu y el alma. Ellos deciden. Y quién no comprende que cuando no se tiene nada a lo que agarrarse la mente se dispersa y comer no es importante. Que dejar de vivir a veces parece atractivo, así, lentamente, como entrando en trance.

Bueno, las noticias no son del todo caóticas. Dicen que van a poner remedio. Denominarán el proceso con algún nombre extraño y habrá pastillas. Así nuestros abuelos, seguirán sin ilusiones, pero no se darán cuenta de ello. Vivirán y nuestras conciencias estarán tranquilas.

Ahora que lo pienso, quizás lo de Marte tenga que ver con ellos. La NASA no es tonta. Y puede que albergue la esperanza (ya dije que ellos nunca la pierden) de instalar el mayor geriátrico del mundo en este planeta. Que no olvidemos que es rojo como la sangre lenta de los abuelos. Roja y espesa. Pero sin duda, serán buenos y en cada habitación habrá un pequeño balneario. Que el agua, pudiera ser que estuviera asequible a sólo una palada de esas que dan los niños en la orilla del mar.

Ya me dirán qué piensan de las vacas “Wagyu”… porque me parecen estupendas para dar leche en Marte.

La caja de los amigos

Os dejo una colaboración de La Sinérgica Viandante.
Entren y vean:

y yo ahora
sin palabras.
y por tanto, reiterante
digo que:

Te fuiste
y fui
niebla confusa.
Me quedé sin canciones,
me quedé en tierra,
me quedé
en brazos de mí misma,
porque ya no estaban tus brazos
me quedé.

(digo que fuí. no que aún sea.)







ahora, el turno de la Luna:

Luna llena.
No estoy lo bastante loca para salir por las calles a bañarme en su rayo desnuda,
ni tan cuerda
como para no desear hacerlo.





Pintura de : http://www.marlinavera.com/

Estaciones



BIORITMOS
(siendo abeja me siento araña)

No es tiempo

me persigue la sílaba
hace nidos en mis sienes
recorre lo que olvido
pretende ser
y quiere que le nazca

Grita que llegó

por la arena de los sueños
anclada hacia la luna
o en gota de canal

Calima que nos borra
el contorno del poema
la pena
se hace idea
y sorprende la dicha
que jugaba al escondite
detrás de la epidermis

Para cuándo el invierno

me susurra este verano
cansado de dolerse
a la sombra de los parques

Mis cuentos danzan

los enternece el bochorno
se me pegan a los dedos
y la lengua saborea
la semilla del poeta

hay tiempo, sí

de alimentos suspensivos
en vapor de cacerolas
donde rondan las imágenes
y la letra se recoge
como feto entre los dedos

ahora me columpio
a la espera de los ocres
y vivo en un vacío
que parece navegable
si levanto los pies

Existirá tiempo pronto

miércoles, 18 de junio de 2008

Los instantes

Foto: David Rangel
Lago Salado - Est. Unidos 2008




Sólo era sal. Pero ella quiso bañarse.
Sólo agua evaporada. Y quiso beberla.

Se encaminó al horizonte pensando en otros días donde el color le había privado de los bonitos tonos grises de su alma.

martes, 17 de junio de 2008

Lo que no se ve

Rosie's Tea Party
Mark Rayden




Es la hora del té. Descubran ustedes mismos cuánto da de sí la infancia y un simple juego de niños. Me vienen a la cabeza otras tantas imágnes cándidas y exquisitas que fueron papel mojado...

- Pero Rosie, cariño...que el té está preparado... ¡date prisa, mi amor!
- Ya voy, querida mamá, sólo estoy jugando a ser tú. Acabo enseguida.
- De acuerdo, mi linda niña. Te esperamos impacientes.
Sin duda, es una madre feliz.
Rosie siempre tomará el té a las cinco en punto.



lunes, 16 de junio de 2008

Escuchar un cuadro

Al·lota decadent
Ramón Casas



Quizás es domingo. Puede que sólo el efecto de muchos poemas en un libro de tapas amarillas nos pueda dejar en este estado de semipostración. Y se sabe que la mano tocará el suelo. No falta mucho. El libro quedará en el sofá, postrado igualmente. Quiero imaginar que el vestido al tocar el suelo se desbarata. Sus jirones dejan ver un cuerpo blanco y dispuesto a la vida. Pero mientras cae, sólo parece muerte. La peor muerte. La de la esperanza.
Es verano en una época donde las mujeres nacían y seguían viviendo en invierno. Donde nada cambiaba estuviera el sol cerca o lejos de la tierra. Se me antoja que esta chica sólo tiene calor. Es la hora de la siesta. La calima deforma todo lo que toca afuera. Y dentro ella siente el desvarío de la siesta. Sabe que unos poemas no son manos. Y ella quiere caricias. Que la amen en la decadencia del cuerpo. Posiblemente eso diera color a su cara. El sol nada sabe. Ella tampoco. Ambos están al otro lado.
Siento que llega su amante. La imagino en su desidia rompiendo a bocados el libro. Pausadamente, alguien la muerde y la revive. Han quedado unas letras empapadas como prueba.
Ahora que ha soñado, ya puede levantarse.

LECTURAS DE OFICINA


PRIMERA

- Léeme el horóscopo

-
No dice nada interesante. Todo es mentira.

- Lo sé, pero me hace gracia. A veces hay ciertas coincidencias.

- “Es probable que alguien que conoce le sorprenda de forma agradable. Laboralmente oportunidad de cambio. Se anuncia un verano prometedor”

- ¿Ves? Eso es todo lo que necesito

-
Pero esto y nada es lo mismo. Así acierta cualquiera.

- Verás… Si espero algo agradable, llegará. Si sé que tengo oportunidad de cambio, es
probable que me encamine sin saberlo a ese cambio o que lo busque incluso. Y aunque no tengo plan de vacaciones, al saber que el verano puede ser prometedor, sin duda me genera unas esperanzas que antes no tenía. Ya me siento preparada.

- Es un engañabobos. Un consuelo absurdo ¿Y qué harás cuando te digan cosas malas o
que no te gusten?

- Esos son los días en los que sé que el horóscopo lo hace una máquina. Seguramente porque
la persona que lo redacta se ha negado a llevar más secciones del periódico por el mismo sueldo.

-
Creo que no te sienta bien la comida en la oficina, eh.

- No. Es cierto. Cuando como en casa no tengo ninguna necesidad de saber qué pronóstico
tendrán para mí los planetas.


A las 7 de la tarde alguien recibe un correo electrónico. Anuncian el ganador de un concurso de novela. Incluye una propuesta de contrato con la editorial. Y la recogida del premio es en agosto a muchos kilómetros de aquél ascensor de la oficina.


SEGUNDA

- Cuando acabes me pasas el periódico para leer el horóscopo

- Espera que estamos viendo el nuestro. Ahora te lo llevo. Hay que ver cómo cambian las
cosas… antes no soportabas que alguien leyera esto, eh…

-
Oye… ¿cuándo tiempo lleva en huelga la chica que lo hacía antes?

- No lo sé. Pero estas máquinas no aciertan ni una ¿Y si ponemos una queja? Lo mismo la
vuelven a contratar. Fíjate lo bien que le va a ahora a Filomena. Creo que ya va por su tercera novela.


Dentro de la redacción del periódico no dejan de llegar reclamaciones. Todos quieren que vuelva la chica del horóscopo. El director del periódico se ve obligado a poner una nota aclaratoria en el periódico del día siguiente:

“Desde el primer día de la edición de este periódico, la columna dedicada al horóscopo ha sido redactada única y exclusivamente por nuestra compañera doña Filomena Gallego, experta astróloga y novelista, reciente premio de novela de nuestra editorial, que desde el pasado abril, forma parte de nuestra plantilla a tiempo completo gracias al contrato firmando con la editorial, de la cuál forma parte este periódico “

miércoles, 11 de junio de 2008

Escuchar un cuadro

Sin título
Roberto Fabelo




Sólo un instante me ha llevado a la conclusión de quién soy dentro de este cuadro. Soy el aire que va de la boca al oído. Soy el susurro y el secreto. Escuchen por favor.

martes, 10 de junio de 2008

FORMAS DE VER

La habitación - Balthasar Klossowski de Roda



Ando pensando en palabras que atrapen este cuadro. Por ahora ninguna perdura ante la mirada de esa niña casi sin vida. Es como si la muerte dejara entrar la luz y la vida nada quisiera ya. Contradicciones. Patas anoréxicas en mesas altivas. En esta habitación el gato y el jarrón optan por lo estático. Se posan como sombras. Exaspera ese grito que nadie da o que no podemos escuchar. Siento ganas de que se muevan. De escuchar quizás un desperezar o un movimiento que indique si todo quedó o sólo está comenzando.

Hay cuadros donde dos piernas pueden representar por su postura, el cielo y el infierno, suponiendo que exista. Entrar en estas pinturas se debe parecer bastante a viajar en la máquina del tiempo.

Se sabe que entramos, no sabemos adónde vamos y si volveremos alguna vez. Lo que parece inevitable es que una vez visitadas estas desconcertantes cortinas, la vida que nos late, se ha transformado en otra cosa.

lunes, 9 de junio de 2008

PANALes - PAÑALes

Ayer hablábamos de niños. De tenerlos. De los que los tienen y de los que quizás nunca hubieran debido tenerlos. De si se desean o no. Y de si ese deseo no se verá truncado constantemente por las obligaciones que conllevan y las responsabilidades. Creo que somos todos conscientes de que requiere entrega. Renuncia a la individualidad y una forma de achicar nuestro espacio. Igualmente sabemos de lo que nutren; o creemos estar al tanto de ello por lo que escuchamos o vemos o incluso hemos sentido al abrazar a algún bebé cercano.

Y hoy se abre en mí de nuevo una brecha. Mientras desayunaba miro una publicidad que parecía de un centro de odontología o una campaña de esas para tener una boca sana desde la infancia. Una preciosa niña sonriendo. Unos dientes perfectos. Ojos vivos que parecieran fuera del papel.

¿Cómo evitar leer con un reclamo así?
Leo.
Me asombro.
Releo.
Mi asombro aumenta al llegar a una tabla con detalles. Muchos números y horarios. Apenas letras que expliquen. Sólo lo justo y necesario.
Leo.
Dirección, Teléfono, Tarifas y Actividades.
Releo.
Un mapa para los papás despistados. Ubicando al ser humano que depositará a otro allí. Al que lo lleva. Al padre o a la madre. Acaso a los dos.
Pienso… Seguro los abuelos pueden pensar que esto es una aberración. Seguro nadie les pregunta pero ellos ven en este gesto de los padres una mala educación. Un desquite. Algo que harán con ellos en unos años. En ese instante me siento abuela. Y vieja. Me siento muchas cosas, incluida niña, monitora, madre y persona ajena que lee esto sin tener siquiera un ligero cosquilleo. Esa persona que lee esto igual que ayer leía la etiqueta del champú. Que según dice una amiga, con la que hablaba ayer de tener o no tener niños, es lo que más lee la gente. Porque eso somos, ¿no? Gente.

Me digo a mí misma: lee de nuevo.
Y leo: “Campamento Infantil en Centro Comercial X”. “Que tu hijo mejore su inglés y matemáticas en un campamento inimitable dentro del caso urbano”

Torpe. Me siento torpe. Y pienso: - cuando yo iba de campamento siempre se asociaba al “campo” – quizás a alguna playa… ¿Cómo es posible que haya pasado a ser un encuentro de una semana en un Centro Comercial dentro de la ciudad?
Qué padres desean eso para sus hijos. ¿Quizás el tipo de padres que nunca tuvieron la conversación que mis amigos y yo tuvimos ayer? O justo lo contrario. Aquellos padres que se perdieron en vericuetos definiendo forma y sentido y que por fin un día consiguieron llegar al consenso con ellos mismos y sus parejas para tener un hijo que luego iría de campamento para que aprendiera a sobrevivir y relacionarse. ¿Quizás a respirar aire puro y a ver en algún sitio que no sea la carnicería… un pollo, por ejemplo? Y que una vez alcanzada la edad de permitirles salir solos, esos mismos padres inteligentes y que tenían todo medido y controlado, esos que ayer todo sabían, hoy se dejan llevar por lo más rápido y fácil sin pensar en las consecuencias para el ser humano que el niño es. Y para todos los seres humanos que se relacionarán con su hijo en el futuro. Consecuencias que se multiplican y amplifican si tenemos en cuenta que estos centros prosperan, que lo fácil vence. Que lo cercano y rápido nos subyuga porque eso nos premia con tiempo para nosotros mismos, que es justo lo que ese hijo nos quitó al nacer. Eso que sabíamos pero que luego pesó más de lo estudiado. Porque descubrimos un día que ese niño tenía personalidad y apetencias y que no siempre era fácil gobernarlo.

E imagino a un padre que ve esa publicidad y que ve en ella el paraíso. Llega a su casa, lo muestra a su mujer con los ojos abiertos porque por fin, con poco tiempo y dinero, podría deshacerse de sus hijos ahí mismo; al lado de casa. Y hablarían de si era conveniente que después de esa semana, no deberían apuntarlo al otro centro comercial, que seguro en vez de inglés, tendría química o física, materias sin duda que tendrá entretenido a su fiel vástago. Seguros están de su relajación en el verano. De lo que aprenderá y el bien que le hará. Y cómo no, de la suya propia.

No han visto una cárcel como yo. Ellos han vislumbrado una forma civilizada de deshacerse de sus hijos pensando en el derecho, que sin duda tienen, de su espacio e intimidad.

Y yo…
Yo siento miedo de tener hijos y sentir la necesidad de enviarlos a alguna parte cuando la asfixia de la vida me quite el sentido de la justicia.

viernes, 6 de junio de 2008

Caja de Colores

Como no podía ser menos, dejo aquí el enlace de mi hada madrina. Esa chica que con unos colores y el arte de mirar, ha sido capaz de dar vida a un ratón de campo que sólo vivía en mi imaginación desde hace unos meses.

Ahora, gracias a ella y al blog de la luna naranja, Koky tiene carita y hasta gafas (que como yo es un poco miope...). Debe ser, imagino, de querer ver más allá.

Y ahora... ta ta ta chaaaaaaaaaaaannnnnnnn!!!!!

Llegan más dibujos de Koky... por lo visto ha sido él mismo quién habló con Paula y le dijo que quería darse una vuelta. Ella, tan atenta, lo ha pintado un poco, le ha dado vida de nuevo, como una Diosa, y en breve tendremos a Koky "retratado" (como diría mi abuela) y reluciente.

Os iré mostrando sus idas y venidas por este mundo de matices. Por ahora os dejo la página de Paula para que podáis mirar "a qué dedica el tiempo libre..."

http://www.elissambura.com.ar/

Creando Conjuntos


Os dejo un poema creado entre Antonio J. Sánchez y yo.
Espero que os guste.

RITMOS
(de la piel acariciada)

Viene el verano
en círculos de fuego
Vence sobre la tierra
el ansía de luz

El pasto
se ha vuelto pan,
bocas que cantan
en silencio voluntario
se aprietan contra el beso.
Cae la noche deseosa de augurios
Todos somos duendes bailarinas brujas

Olvidados
ciencia y progreso,
la voz de la sangre susurra el rito:
tras el ocaso interminable
trozos de sol abandonados
perpetúan la derrota de la sombra

Y brota la noche encendida
profunda como agua

Nos tiemblan los inviernos
donde sentimos miedo
de saber
que la tarde


c
a
e sin retorno

Pero hoy no nos pueden:
pisamos brasas,
arde el pecho.
Las hogueras están de nuestra parte.

Espiral de hombres y llamas
dibujan estrellas en el suelo

En la memoria
sólo el roce de haber sido
estación nevada


Carmen Valladolid Benítez
Antonio J. Sánchez Fernández
06/06/08

Primer Premio Nacional de Cultura Libros Infantiles y Juveniles

El Ministerio de Cultura concede los Premios a los Libros Mejor Editados


Los galardones se otorgan a obras editadas en 2007 y se dividen en cinco grupos temáticos: Libros de Arte, de Bibliofilia, Facsímiles, Infantiles y Juveniles y Obras Generales y de DivulgaciónEstos premios no tienen dotación económica pero son muy valorados por los editores al ser expuestos en las principales ferias internacionales del Libro.En la modalidad de literatura infantil y juvenil los ganadores han sido:1º Premio: ¿Cómo se hacen los libros?, de Ester Sánchez Vallina, editado por Pintar-Pintar Comunicación.



2º premio: 600 puntos negros, un libro desplegable (pop-up) de David A. Carter, editado por Combel Editorial en coedición con White Heat Ltd.



3º premio: Un león en París, de Beatrice Alemagna, editado por Ediciones SM.


jueves, 5 de junio de 2008

kOKY se hace Internacional

Os dejo con esta doble sorpresa:

Al mismo tiempo que un satélite nos descubre que la galaxia sólo dispone de dos brazos de estrellas y no de cuatro como teníamos entendido, mi adorado rantoncito KOKY se lanza a otros países.
Ya desde sus comienzos quiso viajar. Y ahora, me ha sorprendido hablando idiomas. Por ahora, se ha atrevido con el Italiano, gracias a Simona, una chica estudiante de Arte en Potenza, Italia, que ha visto en Koky ese don de habla que ya sabemos todos tienen los ratones de campo.
Y por supuesto, un ratón es igual en la vendimia de francia, la de españa que la de italia. Así que aquí tenemos a Koky, al completo pero esta vez en Italiano.
Le quedan muchos otros idiomas. ¿Alguien se atreve? Por ejemplo, el Gallego... quizás el Catalán y por qué no el Latín, madre de nuestras lenguas.
Vuelvo a ser feliz gracias a unas humildes letras que forman palabras. Siempre supe que un día, esta afán de coleccionista de sonidos, me llevaría de alguna forma a recorrer el mundo.
Os dejo con Koky, que sin duda sigue ganando calidad de vida conforme viaja y aprende de cada uno de los sitos donde pone sus patitas.
Espero con ansia sus nuevas incursiones en otros idiomas.
Desde esta Madame Guignol en la que me voy transformando cada día un poquito más, os animo a que cuando Koky os visite, le mostréis todo aquello que le pueda ayudar en sus andanzas.
Prometo, como dice Rosendo (rockero...), estar agradecida...

STAGIONE
¨Per un essere che questo pomeriggio camminare
con un piede nel fango, un altro nella poltrona di Bacco
e con entrambe le mani, sempre (sempre) all'orizzonte ....¨

Koky perché era pronto, era a conoscenza della vite uve potrebbe trovare dove e quando si conosceva meglio. E 'stata morsa non solo nel mese di agosto, quando sembrava quasi porpora e succulente (ma poi rimasto mal di denti e di agrumi), che ha avuto inizio quando il colore a brillare e grappoli di gravidanza getta sudati agli occhi del sole.


Nella sua breve vita del mouse, koky camminato vigneti di tutto ciò che cortitas loro gambe gli ha dato. Sapevamo ogni recessi, ogni uva e marcio sprecato. Soprattutto subito quando il vento gelido e minaccioso che, egli considerava la sua casa.
E non è che koky di non essere a conoscenza che i proprietari della fattoria andaban dopo essere stati intrappolati lui e far finta di ingannarvi con pezzi di formaggio avvelenato.
Come sua madre prima di morire, koky aveva imparato tutto ciò che riguarda la veleni, ora di gran lunga distinguere ciò che potrebbe rubare i formaggi da una festa di "Uvaggio Formaggio" (questo è quello che la nonna ha insegnato che ogni pomeriggio di settembre Merenda con koky e lui ha mostrato tutto il necessario per il rituale), avvicinando o formaggi avvelenato.
Era cosa buona del mouse, così quando si vede la trappola messo in guardia i suoi amici e tutti coloro che possano rientrare in essa. Tutti volevano koky. E anche in topi ha avuto l'amore con lui.



Al momento del raccolto, questi trattori burrascoso, molte gambe che va da qui a lì, carrelli e cesti saltando tra lombate terra, si sentiva disperata koky

Da esperienza di altri anni che includevano il tempo di tranquillità e di piacere solo. E la cosa peggiore è stata che, dal momento che quel giorno al fine di raccolto, dal momento in cui il partito di cui tutti adorato non sapere ciò che Dio del vino e del cantato, bevuto il liquido da uve di fresco e mangiato fino exprimidas caduta a terra, dal momento che il tempo Koky perché era stato lasciato senza il loro cibo preferito. Con la sua casa dethroned. Da ottobre torna a mangiare i semi e pezzi di trash di tutti i colori e odori.




Come mouse koky non capisco perché non lasciare che un po 'di uva per gli uccelli e per lui. Perché tutti per loro? In modo da tener conto, solo la Mole ha uno brodo e poi a sinistra può in alcuni grandi tamburi… Tutto questo è stato visto come un pomeriggio che nascondeva in uno dei trattori e camminato a lungo per le cantine. Stato lì, tuttavia, non vi è quasi sempre. Il suo trattore è stato senza di lui. Se trascurato un po 'di più, sarebbe stato un mouse su quelle che mai vedere la luce del sole. Koky era morto. Abituati a corso, gli aromi di Dawn e le loro corse, mentre il sole è diminuita. Ciò che più stupisce koky loro uve è stata la capacità di essere traslucido.



Lo presi a volte uno, è stato avvicinato da chiudere un occhio e gli altri guardato come il pomeriggio progressi. E 'stato qualcosa di bello. Il cielo era viola tornaba con lievi gocce di zucchero. Mentre contemplato tabella che immaginato che sua madre era con lui, che la sua nonna lui cantava le meraviglie del mondo e come potrebbe l'odore di grano bruciato nel forno è diventata ciò che l'uomo chiamato "Pan" e che è stato preferito un altro alimenti di koky.

Quando guardava solo coloro che erano affrettati a raccogliere le uve e portare a una rapida Mol, quando contemplato in questa ricerca che si sentiva stupido, è saltato a koky lacrime perché sapevo che nessuna di queste uve sono stati utilizzati prima Machaca per creare una bella tabella in ogni occhio. Come non aveva capito quello che potrebbe essere fatto con una sola uva?



Koky oggi quasi caduto in una trappola. La loro angoscia è stata una partita. Tornato da vedere il partito e camminato nella riparazione dei danni della sua casa. Tutti i ceppi con le foglie di oggetti, che manca loro uve ei pochi che sono stati schiacciati dalla enorme piedi delle persone. Un odore nauseating, milioni di mosche e un calore che aveva sollevato qualche foschia da il can per l'aia, come se il fumo è ancora respirare. Oli come l'inferno, ho pensato koky. Tan ensimismado che il suo piccolo diritto patita quasi Slips nella trappola. E 'stato il sole il quale ha messo in guardia. Ha lasciato dietro una nuvola e con un intenso fascio smesso di lui accecato. Quando ha visto, sapeva che la trappola è slashing gamba. Uffff!, Che girava lui per il suo sudore baffi. Un topo zoppi non potrebbe sopravvivere.

Solo una cosa gli ha dato qualche gioia. Presto, quando la caduta è accaduto di nuovo e arando i campi, inizia a germogliare nuovi germogli, foglie e fiori tra i campi. Che è stato anche bello, perché in quel momento sono nati e molti nuovi mouse per il prossimo anno sarebbe sufficiente uve per tutti.
L'anno scorso, koky testato a masticare "vinagreras" neonato, con i suoi quasi verde giallo (Il Consiglio è stato una nonna) e ha scoperto che ogni stazione nel settore vi offre diverse cose, ma ricchi. Il sapore delle uve non potrebbe mai equiparato a qualsiasi piatto, ma vinagreras non sono stati male. Quando koky Chup quelle deriva muecas gara e il suo viso è stato giovani topi con i piedi rideva nonstop. Koky sapeva che quando cercano di crescere anche molto di più. Che è stata rassicurante.

Al momento dell'arrivo nel fronte del suo poiana, un'uva che cosa è stato di attesa. "Sarebbe caduto in alcuni paniere", pensò. Ma no. E 'stato suo fratello che aveva nascosto di dare in dono sapendo che koky venire molto triste quel giorno. Tutta la comunità sapeva che la debolezza koky sentito per la sua uva.

La casella di una sera (a colori) che potrebbero disfrutrar attraverso il vetro del suo tesoro, si è conclusa nel ventre di entrambi. "Dopo tutto, l'uva è ancora un dolce cibo", pensò.
In lontananza, una piccola ape festa è stata la sua ultima stagione.


Testo: Madame GUIGNOL (Carmen Valladolid)
Figura: Paula Elissamburu
Traducción al Italiano: Simona (Potenza – Italy)

Poesía y Relato en Palabras Descalzas

En el nº 3 de la Revista Palabras Descalzas donde me han publicado un pequeño relato y un poema con fotos preciosas.

Podéis verlo aquí:

Poesía: http://www.palabrasdescalzas.com/carmen_vall.html

Prosa: http://www.palabrasdescalzas.com/carmen_valladolid.html

miércoles, 4 de junio de 2008

Literatura Infantil

Una nueva historia para compartir...¨Temporadas¨ de Carmen Valladolid, con ilustraciones de Paula Elissamburu. Toda la ternura del ratón Koky y sus aventuras por los viñedos... Los invitamos a leer más en http://lalunanaranja.blogspot.com/search/label/Carmen%20Valladolid


Temporadas

¨Para un ser que esta tarde anda con un pie en el fango,

otro en el sillón de Baco y con ambas manos, siempre (siempre) en el horizonte....¨