martes, 24 de junio de 2008

Dualidad

Ricardo Clement Alecus
Eclipse
Hay dentro de mí como dos mundos. Mitades que desconozco. Zonas abismales de tanta luz como la sombra. Línea que en sí contiene toda mi profundidad de ser. Existo en la diferencia. Soy o no, en función del momento. Y en los días en los que soy, me pierdo divagando en sí no será que no soy, que sólo soy cuando no soy. O si soy siendo. Incluso si no siendo seré.
En los días que no, el verbo pierde su fuerza. Se difumina creando atmósfera. Se nutre de otros oxígenos que mantengan a flote globos de colores. Y en ese instante sé que siendo protejo la inocencia de algún niño. Me miran desde, rezando para que lo huido no desaparezca del todo. Nada importa si sabemos que en algún lugar está guardado aquello que perdimos.
Siendo de nuevo descubro que los círculos sólo pueden partirse con líneas rectas. Dos dicotomías. De hacerlo curvando las formas seríamos puzzles. Demasiadas grafías para ser. El reencuentro del ser sería dificultoso. Necesitamos para sabernos, multitud de líneas rectas que nos salven.

Se eclipsa mi contendedor. Aparecen los nimbos que no son más que mi forma de estar gaseosa. Porque aunque no lo dije antes, a veces quiero ser, otras nada y en las últimas instancias de los huesos me transformo en gas buscando la unión universal.
La sombra gana terreno. La luz se deja amar y sabe que igual que llega, pasa. La tarde se deja sentir noche y el cuerpo sobrecogido de belleza sabe que fue, siendo.
Avanza la marea. Las caracolas se saben dispuestas al juego. Una vez pasada la sombra, serán de nuevo collares. Ahora sólo han dejado de ser mientras.

8 comentarios:

Antonio dijo...

Vaya, Madame, cuando creíamos que sólo eras poeta resultas que eres capaz de adentrarte en la filosofía ontológica más intensa: el ser, el no ser, la nada.
Un lenguaje tenso y lleno de pasión, caminando en el filo de la reiteración excesiva pero sin caer en ella, creando el clima exacto de incertidumbre interior que quieres crear.
Por cierto, la imagen que te sirve de punto de partida es enormemente sugerente...

Coni Salgado dijo...

buenísimo!!!!

me gusta mucho como escribís!

Madame Guignol dijo...

Coni...

Mi alegría es algo que comienza a invadirme. Que a tanta distancia alguien disfrute con unas palabras nacidas de esta forma particular de contemplar el mundo, es sin duda halagador y emocionante.

Estuve leyendo algunas cosas tuyas, y en fin.. que creo que como dicen por allí "estamos en la misma onda...". Prometo decirte algo en breve.

besos de verano

Muchas Gracias

Madame Guignol dijo...

Sin los otros no somos.

Sin los comentarios de usted, Sr. Froplinson, mi texto sería sin duda más pobre.

Y ahora lo siento alimentado. Dispuesto para el desarrollo.

Crecer-Creer.

Un beso de Madame Guignol

Gracias

Antonio dijo...

Las palabras se alimentan entre sí, y las personas somos como abejas sobre flores: cuanto más nos alimentamos más beneficiamos a quien nos alimenta.

Ud. y sus palabras me alimentan mucho, Madame. Espero dejar algo de polen en este bello blog...

Cordialmente suyo

A.J. Froplinson

Perfecto Cuadrante dijo...

¡Qué alegría me da ver que has desperezado cosas tan bonitas!

Y además poder leerte con regularidad, saber de tí. Hace tiempo descubrí los Vinos de Hielo, que te recomiendo probar aunque reniegues de la carne de kobe, hoy ha sido como entrar en Sevilla y que me llegue una brisita fresca, de esas que son tan gratas. Sabes que es improbable (Sevilla -40 grados-) pero qué maravilla si llegan. Pues gracias por refrescar el Sur.

Sigo por ahí, luego existo... (creo) y de nuevo millones de cosas por contarte que va a haber que hacer un cuaderno.

1 abrazo

Perfecto Cuadrante dijo...

hey, has caído como brisita fresca en el Sur, dos circunstancias improbables ahora en verano pero precisamente por ello, más felices-

millones de cosas por contarte, que voy a hacer un cuaderno o darte una síntesis un día de estos.

besos a la familia y a tí arrechuchos.

Madame Guignol dijo...

Ay.. perfecto cuadrante...!

Que me llevé un rato sin saber quién sos... jeje.

Querida, si mis palabras refrescan este calor africano de Sevilla, me harán un monumento en breve, estoy segura.

A ver para cuándo ese cuaderno... que ya estoy impaciente.

Mi querida Sirio, baje del cielo a mezclarse con los humanos, que después de todo, hasta conseguimos darnos fresquito unos a otros...

Besos y gracias por colaborar con tus palabras en este humilde cachito de mí. Este medio diario que ahora llaman blog.