jueves, 3 de julio de 2008

Limit-ando

Estoy cerca y siento tras de mí la angustia del hambre. Se que ellos se regulan. Son capaces de ajustar los dientes a la necesidad. Todos menos uno. Sé que escaparé de él. Su arqueo es mayor de lo que puedo ofrecer. En cuanto se acerque comprenderá que no le intereso. Me dejará ir mientras contempla mi lucha por los límites. Siento un iceberg en la nuca. A veces quema.
Veo ante mí el infinito. Un abismo gris donde los dientes están camuflados. Pero se huye inevitablemente de los mordiscos conocidos.
Me siguen. No creo que se note que tiemblo. Mi cuerpo ya fue torturado para dejarme los caminos que debían seguir otros en mí. No respetaron mi esbeltez de metal. Se propusieron partirme, hacerme accesible, atornillable. Y heme aquí resbalándome la pena en hélices.

Y sé que sus números dicen mucho de la fuerza. Atisbo un diez. Procuro empujar mi pesada carga con la fuerza de la gravedad. El diez debe ser potente en un avance hacia la víctima. ¿Por qué no tendré números grabados? Quizás los tuve y una de las espirales de mi vida, mientras sujetaba algún mueble a la pared se me fue desgastando. Ya no tengo cifras. No soy.

Vienen. Hay letras que siguen a los números. Y muchos hermanos que montan sobre ellos. Mi familia es cómplice. Hacen fuerte a mis enemigos. No saben que cualquier día saldrán de sus cabezas y dejarán de brillar. Que en una mesa cualquiera habrá otras bocas dispuestas para perseguirlos ¿Dónde estaré yo entonces?

Debajo de mí un mundo mullido. Al que voy si llego. Ese que es campo abierto a los sentidos. Ellos son más. Se sabe que la probabilidad nunca fue un tema que interese a los tornillos y sin embargo…
Estadísticamente hablando, estoy muerto.

Fotografía: "Acoso" de Ricardo Clement Alecus - http://ricardoclement.blogspot.com/

Texto: Madame Guignol





3 comentarios:

Anónimo dijo...

Entre los dientes y el vacío. Compleja es la elección, cuando los límites están tan claramente acotados. Acaso no tan compleja.

A saber por qué, tu texto me ha traido un recuerdo de Física de evocador nombre : Principio de incertidumbre.
Resumo:
Principio de incertidumbre, enunciado por el físico alemán W. Heisenberg (1927) que dice que en virtud de la dualidad onda-partícula, nunca se puede estar totalmen te seguro acerca de la posicion y la velocidad de una particula;cuanto con mas seguridad se conozca una de ellas,con menor precision puede conocerse la otra.

bonito, ¿verdad? a veces la Física resulta Poesía.

La Sinérgica Viandante

Madame Guignol dijo...

Ayyyyyy!!!! Ponga usted en su vida a un físico Alemán, DªSinérgica. si hay tanta poesía detrás de sus leyes, qué no habrá detrás de sus manos.

Así que esta Madame, le augura un futuro lleno de física. Si es posible "Física Cuántica", que debe ser la vanguardia en la física poética.

Gracias por esa analogismo.
Acertado sin duda.

Besos

Anónimo dijo...

Déjeme usted de quantos, estimadísima Madame. La sugerencia de las manos resulta arrolladora como concepto y como posibilidad, en este largo y cálido verano...

S.V.