miércoles, 24 de septiembre de 2008

Soles

Andy Goldstein - Arborescencias - 1995
es que hay un país
en medio
de nosotros

y por dentro
fronteras

allá tu aire
de olores-fuego
aquí
tendencia de ola

no usar la letra
ni encajar la voz
que no seas palabra
ni eches raíces
seamos silencio

es que hay un océano
alrededor
de las manos

y por dentro
gritos

poner la boca
hacerla río
orilla o
duna

que nos beban los pronósticos
de tú país o el mío
y el límite no sea
un galimatías
sino flor de cereza

es que hay un enigma
entre las venas
del país nuestro

y
por
fuera
equinoccios

el impulso
de duende-hada
se subsiste
y nos espera
en una isla sin avance


4 comentarios:

Anónimo dijo...

excelente !!!

Alonso de Molina dijo...

"hay un océano
alrededor
de las manos"

abres todo un mundo
de sensaciones con tu poesía
y estos versos pa' ponerlos
en un cuadro;

te aplaudo amiga

.

Un posible Baldi dijo...

Toda una geografía interior –que se dice-. Un mundo, y más que un mundo, un universo en nuestros adentros.
Madame, aunque me asomo con frecuencia a tus páginas, mi connatural recato me había frenado hasta ahora el comentario. Subsano la falta.

Con nuestra voz “seamos silencio”.

Madame Guignol dijo...

Ya sabrá usted, viendo su seudónimo, que "...se necesita cierto adiestramiento para poder envasar la felicidad." Y que cualquier cosa vale para sentirse vivos, todo menos "Una lenta vida idiota...".

Como estoy segura de que lo conozco(a pesar de su seudónimo), espero poder agradecerle personalmente algún día la ruptura de sus recato y que me haya dejado estas palabras.

En esta ocasión... con nuestra voz "seamos"

Un Abrazo