viernes, 30 de enero de 2009

Const-(h)elarse

Leicia Gotlibowski

Míranos

Habíamos matado
y ya cadáveres
cogimos un ala cada uno

No sospechamos que la sombra
fue muerta de mentira
y quedó en la noche maquinando

Desfilaron los cafés
caricias de hollín y amantes que no

Tu cocina
Mis espectros

En medio humedecimos
cada cuál con su muñón
proyectos nacidos de las tizas

Vinieron a escribirnos tantas cosas

Creímos en la voz
en la de otros
que nada tenían que narrar
Marchaban por la piel
como aves perdiendo la acrobacia

Mírate
No sabías que estabas en mi torno
olvidaste los ojos en tu huída
y me traes a la mano
nuestro cuenco de saqueos

Te recibo como el hada sin conjuro
que guarda baúles, atuendos
y siembra margaritas
sobre el pan que no devora

Mírame
Ningún nudo por los huesos
prevenidos como hiedra los mantuve
no perdí la estela del retorno
y aprendí a reproducirme
como el hambre

Me confiesas que eres Dios
que tu ropa fue guardada
hasta ser hombre nuevamente
Tus cultivos para mí
son injertos de amapolas

Y pronuncio
Míranos

Nos amamos desde el agua
por encima, sobre ella
y entre todos los
tránsitos de la sangre

2 comentarios:

Baladas Mp3 dijo...

Madame:
Hermoso escrito.Las ropas han sido guardadas,el hombre es hoy hombre y sus ropas estàn prestas a ser desechadas porque en la partida no seràn nunca màs necesarias...El hombre retorna a su escencia, de la cual tuvo que desprenderse para aprender a dejar de ser...solo un hombre.
Cordiales saludos.
Manuel Alberto.

Madame Guignol dijo...

Hola de nuevo Manuel Alberto:

Este escrito fue realizado en un momento en que había que "nadar y guardar la ropa". No sé si entiende la expresión, que aquí, en España se usa mucho.

Pero luego llegaron las ganas de volar. Mejor volar que nadar. Y mejor sin nada. El cuerpo desnudo.
¿Para qué más nada?

Para amar son necesarias muy pocas cosas... y ninguna a veces tiene nombre o las palabras usadas nunca simbolizan el 100% del sentimiento.

Gracias por sus palabras y su interpretación.

Besos