miércoles, 25 de febrero de 2009

Es mi turno

El beso - Chagall

(A Manuel y a los bebés que sonríen en los ojos de los viejos)

Anidarme
en cada poste del camino
hacerme pluma
y cobijar el dibujo de la nieve

Regalarme
a los ojos de unos pájaros
deshacer a la mujer
y ala-r mi sustancia

Mesurarme
por las vertientes del destino
contar sin cortar la cuenta
y coser la intención del sueño

Con aliento llenarte
las cuevas---los pasos--o --lo que aún no sabes que serás

Florearnos a modo de cigüeñas

Ser audaz
porque unas alas no dan todo
ni el espacio es infinito
sólo tu boca lo es

Volveré sobre una fecha dando círculos azules
---------------------------de ese azul que nadie sabe
---------------------------dónde comienza o acaba
---------------------------su intención de hacerse verde

Vivirme
como un acantilado
y atesorar las corrientes que me trajeron tu voz

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida y admirada Carmen, otra vez èste pesado admirador argento, para decirte que noto en tu hermosìsimo relato una especie de "enamoramiento" de algo o de alguien.Si asì fuera me alegro por vos ya que estar enamorados es lo màs excelso e importante de la vida.Escuchè tambièn la voz de ¡¡¡ otro argento!!!, dichoso èl que tiene una voz muy agradable como para plantar su cimiento aquì en tu hermoso blog.
No tendrè esa voz tan cautivante, pero sì el deseo de seguir disfrutando de tus relatos y poemas que a uno le permiten beber un poco de agua en èste desierto lleno de mediocridad.
Besos.
Leunam.

Gingerale dijo...

Tus versos son regalos de pájaros azules que sobrevuelan los acantilados alando lectores

Carla dijo...

Me encanto! Maravilloso! Fue un placer leer tu texto!

Evangelina Prieto dijo...

Hola, soy ilustradora y ávida lectora de poesía, tus letras son maravillosas.
Va mi abrazo en camino...