jueves, 19 de febrero de 2009

YOSOY-SOYYO

(aún quedan lugares que nunca serán comunes)


La Dicha.
Algo que escapa. O llega. No hay quién sepa dónde nace o por qué se vuelve transparente en las manos de los viejos.
Me miré hoy en la niebla cansada de reproducir lo que intuyo en cada espejo. Ya no me valen ellos, los que creen que me engañan. Esos que devuelven la imagen de una mujer. Quizás no sepan que soy niña. Que hoy la dicha llega para recordarme cuánto de niña soy. Casi toda niña.

Así, en la niebla, reproduzco mi calidez. Y en la bruma encontré mis cromos. El umbral que daba al patio. Los recortes con los que componía el universo donde iba a esperarte. Me supe pequeña. Más bien minúscula. Lo que navega dentro de la neblina siempre es el tiempo. Y por ello escapa ¿Quién robó mis años…?

Dentro, la Dicha, pregunta por mí. Entre ese algodón que nos come mientras caminamos, da salto la duda. Yo quiero saber. Ella, la que desde hoy es mía, mi Dicha, tiene urgencia por atesorar un tiempo que alguien devoró.

¿Quién robó mis años…? – pregunta de nuevo.

Atestiguo la verdad. Aquí, entre paredes donde el mundo no es, puedo ser lo que desee. Pararme y esperar al niño que eres. Ese que un día perdió el tiempo y ahora se siente disipado en los mismos espejos que esta mujer. Porque mi Dicha me dijo que casi todo el día tú eres niño también. Dentro y fuera de la bruma. Pura esencia de niño antes del sufrir.

Y lo sé. Lo sabe la mujer y la niña. La que está creciendo y la que paró allí, en su patio lleno de constelaciones. Existe la calima que confunde el norte con el sur. Por eso, quizás, no nos llueven los mismos organismos. Nos aconsejan mirarnos las manos ¿Estarán los años allí?

Si alejamos del cuerpo los brazos, sólo hacia el tiempo se encaminan. Nada importa confundir los tuyos de hombre con los míos de niña. O al revés. Y si conseguimos ser cuatro brazos pequeños, me dijo la Dicha, que posiblemente, hayamos recuperado esos años crápulas.

¿Quién robó tanto…? – chillas al viento.

Hay pruebas. Culpas o castigos. Huellas en los lagos que muestran lo que hoy no sentimos ser. Para nada valen aquí.

La Dicha se ha convertido a otra religión. Ya no cree en el tiempo ni en la nostalgia. Ha tirado los lastres porque quiere aprender a volar como los gorriones que son iguales aquí que allá. Dentro y fuera de la nebulosa.

Un rayo de sol calienta mi pierna. La pierna de la niña porque la pierna de mujer ni sabe que le queda poco para convertirse. Y entonces te veo. Todo lo niño que eres, convertido en luz que entra por la ventana.

Tu Dicha consiguió liberarte del cuerpo y de la duda. Has conseguido ser vapor de agua. Y yo estoy dentro hace rato, para beberte.
Nuestra Dicha, cambia todo, lo deja todo, por dedicarnos a los dos un solo segundo.

Nadie sabe cómo llega ni que color tendrá al irse.
La Dicha.
La que nace verde a los pies de los niños.


Para escuchar en dos Versiones. Gracias a la colaboración de Beto. http://baladasmp3.blogspot.com/

Masculino:



Femenino:

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Carmen, tus palabras son tan veraces,nìtidas,y especiales.
Te felicito por tanta magia, tanto duende, tanto talento.
Es precioso.
De corazòn.
Leunam.

Anónimo dijo...

Querida Carmen, tus palabras son tan veraces,nìtidas,y especiales.
Te felicito por tanta magia, tanto duende, tanto talento.
Es precioso.
De corazòn.
Leunam.

Madame Guignol dijo...

Hola Leunam.

Sólo puedo decir mis palabras salen del sentir. A vece son realidad, otras ficción, y la mayoría de las veces, una fusión de ambas.

Si parecen veraces y nítidas, será porque lo son para usted, que las lee. Y eso es lo maravilloso de la escritura. Que cada uno vea en lo que otro hace, un trocito de sí.

Gracias por decir que tengo "duende", eso para una andaluza, podría traducirse en "cante", pero claro... no es mi caso. Mi "duende", lo digo en un poema... se llama "tragaluz" y suspira tras las persianas bajadas.

Con cariño, un abrazo de esta madame.

Cris dijo...

"Nadie sabe como llega ni qué color tendrá al irse". La Dicha.
Lindísimo texto, Madame.
Felicitaciones también por quedar finalista en el certamen.

Madame Guignol dijo...

Gracias Cris. Encantada de recibir de nuevo la esencia de Argentina. A veces pienso que debí nacer allá... porque desde que tengo el blog, todo me une a vuestro país.

Una alegría que mis palabras lleguen y gusten. Compartir lo es todo,¿no?

Espero verte de nuevo por aquí. Y ya que este texto te gustó... te digo que pronto podrás escucharlo grabado en un audio en masculino y en femenino.

Besos y bienvenida. Esta es tu casa.

Fiorella dijo...

Leerte inspira. Hadas en el alma. Gracias por éste post. Dejame regalarte una canción de las que escribí hace un tiempo, cuando no sabia dónde estabas, cuando no sabía a donde iban mis versos una vez que los cantaba.

Madame Guignol dijo...

Pero qué halga más GRANDE.... que alguien me regale una canción...

Fiorella, además de un bonito nombre se percibe a una persona generosa. Qué alegría encontrar a personas así en la red.

Si leer inspira a una cantante con esa voz ufff... todas las hadas para "vos" como decís por allá.

¿Me dejarías ponerla en mi blog? Por aquí dicen... un regalo es un regalo...jejeje

Y te hago aquí una pequeña propuesta.... ¿Me harías música para un poema?

Ya ves.. que atrevida es esta Madame... amiga...

Un abrazo y espero que no sea la única vez que nos vemos en la red.

Gracias.. me ha emocionado leer este comentario tuyo...eh

Baladas Mp3 dijo...

Madame:
Ha sido para mì un enorme privilegio que me permita transformar en sonido la belleza de sus letras y sentimientos.
Cada vez que me convoque allì estarè, con mis cuerdas vocales listas para darle sonido al maravilloso talento suyo de escribir sentimientos tan valiosos y sentidos.
Un abrazo grande
Beto.

Anónimo dijo...

¡Con esa voz querida!;;; jaja quien no se pone a escribir ¿no?
Me gusta mucho tu estilo querida, soy una abuela ya casi retirada del mundo de la poesía,y si hubiera tenido un vocero como este...¡hay mi madre!
Cariños desde Tenerife,María Rosa.