lunes, 27 de abril de 2009

Maridaje


Brigitte: ¡Qué bien que pudimos escaparnos unos días juntos, amor!

Seferino: Sí, mi vida. Menos mal que pudimos dejar nuestros huevos en aquél calentador que nos prestaron los Pérez. ¿Crees que habrán nacido a nuestra vuelta?

Brigitte: Pues por la cuenta que yo llevo, deben estar a punto. Pero me preocupa que al llegar no nos reconozcan, mi cielo.

Seferino: ¡Nooooo! Eso no puede pasar. Apenas rompan el cascarón, dejé dicho a Luisito, que se fueran todos corriendo dejándoles comida y agua cerca… que no vean a nadie que no seamos nosotros. Quizás se sientan desamparados los poyuelos, pero qué clase de padres seríamos si nuestros propios hijitos no nos distinguen de entre toda la tribu… Eso nunca, amor… Quédate tranquila.

Brigitte: Está bien, disfrutemos de este lindo camino…

Seferino: ¿Nos echamos una carrera antes de que algún humano quiera fastidiarnos?

Brigitte: Si, cielo. Pero antes... dime… ¿Cómo harán ellos cuando van de vacaciones? ¿Tú crees que también dejan a los niños en el calentador? Aunque como ya han salido del huevo, se me ocurre que mejor en el frigorífico, ¿no?

Seferino: Ay, corazón… ¡Qué ocurrencias tienes! Me haces reír a pico abierto… Pero no te diste cuenta que ellos usan una cosa que se llama “campamentos” y es como un “todo en uno”. Digamos que hacen las veces de la familia Pérez y su calentador. Lo que no tengo claro es si a la vuelta los hijos reconocerán a sus padres.

Brigitte: Y qué más da. ¿No te diste cuenta de que los humanos son todos iguales…? Ellos no tienen nuestro problema. Son afortunados.

Seferino: ¿Corremos…?

Brigitte: Pero amorrrrrrrrr… una última cosita… ¿A qué temperatura pusiste el calentador?

Seferino: Ya vale amor mío… si seguimos así no disfrutaremos de las vacaciones. Los niños estarán bien y si pasan un poco de calor, no pasa nada, deben acostumbrase a vivir en este desierto, ¿no crees? Cuanto antes mejor.

Brigitte: De acuerdo. Corramos y luego retocemos como cuando éramos jóvenes, ¿recuerdas?

Seferino: ¡A la de tres…!

1 comentario:

Gingerale dijo...

¡Cigueñas irresponsable! ¿Mandar a los niños de campamento será tan irresponsable como dejar los huevos en el calentador? No creo