lunes, 7 de septiembre de 2009

A-caso

Presentimiento
.

Cuando anidan en el vientre pájaros heridos que no conocen quién eres, cómo vuelas por dentro, o si te hicieron falta más alas… En el justo momento en que sientes el picotazo y alguna tripa rota te habla en idioma extranjero de tu propio yo… Ahí se fraguan castillos con torres hacia el centro de la tierra.

Se anega el sentimiento y el amor aparece como un cromo al que se puede dar la vuelta sólo con dejar vaho en la mano y ahuecarla. Ganan aquellos que más cromos giran en una sola tirada… o no, porque el azar tiene mucho que ver en los caminos.

La vida termina con todo ¿O es la muerte la envidiosa?
Lo cierto es que se siente un vuelo roto a kilómetros de distancia y se mira para otra parte.

Pero cuando anidan, fuera o adentro, aquellas pequeñas esencias que huelen a trasluz..., la sangre se pasea en los columpios y cada célula recobra la memoria de cuando nada estaba quieto, ni muerto, ni sin alas.

Por eso me reencuentro cada día con el afán de estar desnuda, por si acaso… por si al darle la vuelta al cromo es mi sonrisa la primera y tu duda se hizo mar.

No hay comentarios: