jueves, 15 de octubre de 2009

Eternamente circular


..................(a Pay, que murió niña y con ojos de princesa)

Hay un tiempo
donde la vida aguarda

Un lugar de precipicio
aboga el centro del pecho
y la locomotora se trastorna
si se le dice al oído
que su muerte la ciñe
sin que ella lo note

Sin aire en la pluma
quedan los brazos
en ese lugar donde
ayer ya es raíz
y la imagen del hoy
yace

No debe la muerte sorprendernos
en el instante de crecer
o amamantar
ni cuando la mano amante
acaricia nuestro pelo

no debe
..............y llega

De dónde los castigos a los niños
que la muerte deja sin regazo

Yo quiero un tiempo
donde la vida tiemble
un lugar de colorines
....................................para las madres muertas
....................................para los hijos vivos
....................................para los que creemos estar
tremendamente todo

Sin grito en la boca
queda el lamento
y por esta mañana de octubre
unos ojos que ayer sí
hoy se apoderan del sitio
que la muerte teje
de forma inexcusable

De dónde lo impropio o el abrazo eterno

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me ha emocionado este pequeño homenaje a esa vida que apenas conociste, Madame...

Gracias por el regalo a mi bella durmiente. Gracias por el aliento vivo y la protesta que tejen tus palabras.


L.V.